Prevenir la inflamación

Estilo de vida saludable para combatir la inflamación

Abel, Abel

- ¿Qué es la inflamación y qué la causa?

La inflamación es una alteración patológica que puede darse en cualquier parte de nuestro organismo y que, generalmente, se caracteriza por trastornos en la circulación de la sangre y por un aumento del calor, enrojecimiento, hinchazón y dolor.

La inflamación puede aparecer como consecuencia de un golpe, por la acción de alguna sustancia irritante o como respuesta del sistema inmunitario a la acción de agentes patógenos como virus y bacterias.

En definitiva, la inflamación es una respuesta frente a una agresión que puede provenir de agentes biológicos (bacterias, virus, hongos, etc.), agentes físicos (radiación, calor, frío, etc.), alteraciones vasculares o inmunitarias o traumatismos o agentes extraños.


Combatir la inflamación







- Consecuencias de la inflamación.

En primer lugar, debemos diferenciar si se trata de inflamación aguda –aquella causada por algún tipo de traumatismo, por ejemplo- o inflamación crónica –una respuesta continua a algún tipo de problema que se prolonga en el tiempo-.

La inflamación puede estar asociada a diversas dolencias como problemas periodontales, obesidad, diabetes, síndrome de colon irritable o enfermedades inflamatorias intestinales e incluso puede estar relacionada con el envejecimiento de la piel o con un envejecimiento prematuro.

Así como la inflamación aguda suele remitir al cabo de pocos días con un tratamiento basado en el reposo, la aplicación de frío a la parte afectada o la elevación del miembro afectado, en el caso de la inflamación crónica puede ser necesario un tratamiento médico específico, aunque también podemos realizar una labor preventiva y combatir la inflamación con un estilo de vida saludable.


La cúrcuma ayuda a prevenir la inflamación






- ¿Cómo prevenir la inflamación?

Una dieta sana y variada es fundamental para prevenir y combatir la inflamación. Determinados alimentos pueden ser de gran ayuda. Los ácidos grasos del salmón o el atún pueden ayudar a nuestras articulaciones. Podemos aumentar la cantidad de fibra en nuestra dieta. Sustituir determinadas grasas o proteínas de origen animal por otro tipo de grasas o proteínas de origen vegetal. Especias como la cúrcuma o el jengibre, frutas como las ciruelas o las uvas, las legumbres o el te verde deberían ser parte fundamental de nuestra dieta.

Determinadas carencias específicas pueden provocar también inflamación a distintos niveles, por lo que la opción de la suplementación recurriendo a determinados complementos nutricionales ricos en proteínas de origen vegetal, antioxidantes o que nos garanticen un correcto aporte de nutrientes debería ser una opción a tener muy en cuenta cuando, solamente a través de nuestra dieta, sea por la calidad de los alimentos que disponemos, por el poco tiempo del que disponemos o por cualquier otro motivo, no conseguimos mantener unos niveles adecuados de manera natural solamente a través de nuestra alimentación.

El control de nuestros niveles de estrés es también fundamental para mantener a raya la inflamación, ya que el nivel de estrés que soportamos día a día influye en nuestro sistema inmunitario.

Evitar determinados alimentos podría también ayudarnos a combatir la inflamación, por lo que no estaría de más tratar de evitar o reducir el consumo de azúcar, comida rápida, refrescos azucarados, aceites recalentados, mantequilla, carne roja o determinados tipos de alimentos industriales. Y, por supuesto, realizar un ejercicio físico adecuado a la capacidad de cada uno de nosotros, de manera periódica, nos aportará múltiples beneficios. 

Mamberry es el complemento nutricional de Longevitas Labs con efecto antiinflamatorio y antioxidante

Escriba un comentario

Usted debe ser registrado escribir un comentario.