Vitamina D: un déficit que crece durante el otoño

Longevitas Labs



- Fuentes de vitamina D.

La luz del sol es una de las principales fuentes de Vitamina D.

Además, a través de la dieta, podemos obtener también cierto aporte de esta vitamina, que se encuentra presente fundamentalmente en pescados grasos como la caballa o el salmón y los aceites de hígado de pescado. En menor medida, también está presente en la yema del huevo o el queso. 

Los hongos, las setas, también pueden aportar pequeñas dosis de vitamina D. Entre las frutas y las verduras, únicamente el aguacate merece ser reseñado como fuente de vitamina D. 

Y, por supuesto, los suplementos de vitamina D, que en muchos casos se convierten en la fuente principal de esta vitamina. 

- Otoño y vitamina D. 

Hace apenas unos días, en España, hemos modificado el horario y hemos entrado en el horario de invierno. Cada año se generan los mismos debates, pero al final, a los que son muy madrugadores les encanta que sea de día desde bien temprano y a los que salen de la oficina cuando ya se ha hecho de noche, les gusta menos. 

En lo del ahorro energético, tal y como están las cosas con la luz y el gas, mejor no meterse. 

De un modo u otro nuestro cuerpo va cambiando, adaptándose, con el paso de las estaciones, si bien cuando se produce un cambio brusco como el que hemos vivido estos últimos días, en los que se han unido el cambio horario con el comienzo del frío en muchas zonas, puede costar un poquito más. 

Esto a lo mejor se ve reflejado en pequeños desajustes del sueño, algún leve catarro que nos ha cogido desprevenidos o un dolor articular por aquí o por allá. 

Muchas personas intentan aprovechar estos periodos de cambio para marcarse determinados objetivos: dejar de fumar, cambiar algún habito alimenticio, comenzar a hacer deporte (o retomarlo tras los calores veraniegos)... Incluso hay quien aprovecha la llegada del otoño para llevar a cabo algún tipo de proceso depurativo, plan detox o similar, que le permita eliminar las toxinas acumuladas durante los meses de verano. 

Es cierto que el otoño oficialmente comienza a finales de septiembre, pero cada vez es más frecuente que hasta bien entrado octubre sigamos con temperaturas y hábitos casi veraniegos. 

Y es ahora, cuando se reducen las horas de luz y comenzamos a pasar dentro mucho más tiempo que al aire libre, cuando los niveles de vitamina D pueden verse afectados por el estilo de vida otoñal, y cuando conviene más que en ningún otro momento tenerlo en cuenta.

- Cómo combatir el déficit otoñal de vitamina D. 

Lo primero: pasando tantas horas al sol como sea posible.

Siempre que los horarios lo permitan, dos horas al día durante el otoño y el invierno expuestos a la luz solar, podría ser suficiente para que los niveles de vitamina D no bajen de forma alarmante. 

Las obligaciones laborales, familiares, los horarios y muchas otras cosas pueden hacer que sea verdaderamente complicado pasar cada día dos horas al aire libre exponiendo nuestra piel a la luz del sol, por lo que puede ser conveniente tener en cuenta otras opciones. 

Durante esta época del año, conviene incluir siempre que sea posible en nuestra dieta alimentos ricos en vitamina D, los que decíamos al principio, si bien es cierto que es muy difícil garantizar el aporte necesario de vitamina D exclusivamente a través de la dieta, por no decir imposible.

¿Cuál es entonces la solución más eficaz?

Los complementos nutricionales. 

Un suplemento de vitamina D es la forma más eficaz de mantener los niveles de vitamina D dentro de unos parámetros adecuados. 

A pesar de ser un país en el que siempre presumimos de las horas de sol, la realidad es que un porcentaje alto de la población española presenta niveles demasiado bajos de vitamina D. 

Y esto teniendo en cuenta lo que se considera "unos niveles adecuados" cuando vamos a hacernos una analítica: entre 20 y 40 ng/ml. 

Muchos médicos ya están alertando de que ese nivel que durante años se ha considerado adecuado, en realidad es un nivel muy bajo, y que habría que elevar el nivel mínimo de vitamina D entre 10 y 20 puntos más de lo que actualmente se considera un nivel adecuado. 

Siempre es posible marcar una diferencia entre lo que se considera un nivel mínimamente adecuado, y lo que podríamos considerar un nivel óptimo. 

Para alcanzar un nivel óptimo los complementos de vitamina D siguen siendo la opción más eficaz.

- Suplementos de vitamina D.

¿Sirve cualquier complemento?

Siempre que cumpla con unas determinadas características en cuanto a la dosificación, la calidad de los ingredientes y un proceso de fabricación con garantía de calidad.

En nuestro caso, bajo la dirección técnica del Dr. Ángel Durántez hemos desarrollado una vitamina D3 4000 Ui (unidades internacionales) que hemos podido comprobar en diversas analíticas que contribuye a alcanzar unos niveles óptimos de vitamina D. 

Cada bote incluye 100 cápsulas y se recomienda tomar una cápsula al día, por lo que cada bote incluye tratamiento para más de tres meses.


Imagen de Odoo y bloque de texto

- Vitamina D3 de Longevitas Labs.

La vitamina D es muy importante para el buen funcionamiento del sistema nervioso y para la buena salud de los músculos y del sistema inmune.

Además, juega un papel fundamental en la buena salud de los huesos, participando en la absorción del calcio.

También está relacionada con la serotonina, la llamada hormona de la felicidad, por lo que niveles bajos de vitamina D pueden estar relacionados con los niveles de estrés y el estado de ánimo. 

MÁS INFORMACIÓN >

Escriba un comentario

Usted debe ser registrado escribir un comentario.